lunes, 9 de junio de 2008

METODOS IRREVERSIBLES

¿Qué son los métodos definitivos o irreversibles?
Son procedimientos quirúrgicos que se pueden practicar hombres y mujeres para evitar de por vida un nuevo embarazo. Su eficacia es del 99.5%.Ligadura de Trompas: Es un método quirúrgico permanente que consiste en ligar las trompas para impedir la fecundación. Se realiza mediante una sencilla cirugía que no requiere hospitalización.Vasectomía: Método anticonceptivo quirúrgico y permanente para el hombre que consiste en ligar y cortar los conductos deferentes por donde pasan los espermatozoides para salir al exterior. Es una operación sencilla que no requiere hospitalización. Después de la operación los espermatozoides son absorbidos por el organismo sin causar ningún transtorno.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS DEFINITIVOS
La ligadura de trompas en la mujer y la vasectomía en el hombre son métodos anticonceptivos que implican realizar una operación quirúrgica y que deben plantearse como definitivos, aunque en algunos casos pueden hacerse reversibles.La esterilización no afecta al comportamiento sexual, pero pueden producirse problemas psicológicos si no existe una buena información o si la decisión de no querer tener más hijos no fue clara y meditada. Estos métodos no alteran la función hormonal, y no afectan a las relaciones sexuales ni al deseo. Su eficacia anticonceptiva es altísima, pero tampoco protegen del SIDA ni de otras ETS. Estos métodos se indican, normalmente, para personas que ya han tenido hijos y que no quieren tener más.
LIGADURA DE TROMPAS O ESTERILIZACIÓN QUIRÚRGICA FEMENINA Es una cirugía que se realiza con el fin de unir las trompas de Falopio de una mujer, lo que produce esterilidad permanente ya que se evita el paso del óvulo hacia el útero y se obstruye el paso de los espermatozoides hacia la trompa y hasta el ovario que está ovulando, en el cual normalmente se lleva a cabo la fertilización. La ligadura de trompas se hace bajo anestesia, en un hospital o en un centro de atención médica ambulatoria. Para realizar este procedimiento, se hacen una o dos pequeñas incisiones en el abdomen (generalmente cerca al ombligo) y en un tubo flexible (denominado laparoscopio) se inserta un dispositivo similar a un telescopio pequeño. Luego, utilizando instrumentos que se insertan a través del laparoscopio, las trompas se coagulan (se queman) y se sellan por medio de cauterización o con un pequeño gancho que se ubica en la trompa. Después se sutura la incisión que se realizó en la piel. La paciente puede volver al hogar en unas pocas horas después del procedimiento.La ligadura de trompas puede también realizarse después de un parto a través de una pequeña incisión cerca al ombligo o durante una cesárea.
Recomendaciones La ligadura de trompas se puede recomendar para mujeres adultas que están seguras de su deseo de evitar embarazos futuros (esterilización permanente). Se debe tener en cuenta que la esterilización de las trompas no es un procedimiento quirúrgico trivial y que conlleva algunos riesgos. Si bien la esterilización es muy popular, muchas de las mujeres que se someten a este procedimiento posteriormente se arrepienten de haber tomado esta decisión. Mientras más joven sea la mujer, mayores son las posibilidades de arrepentimiento. A la mayoría de las mujeres se les recomienda evitar el ejercicio vigoroso durante varios días. Para aliviar el dolor se pueden prescribir analgésicos orales. La mayoría de las mujeres puede regresar a su trabajo en pocos días. Las relaciones sexuales se pueden reanudar tan pronto la paciente se sienta bien, generalmente en una semana. Lo importante a tener en cuenta es que este método no protege del Sida y es considerado un método permanente, aunque en algunos casos puede ser reversible, también en forma quirúrgica. Sin embargo, si se realiza la operación, debe hacerse con la mentalidad de que es permanente y no con la idea de que pueda ser revertida. Además, por tratarse de una medida más extrema, se recomienda para mujeres que ya han tenido hijos, y no para aquellas que están en plena vida fértil.
¿Cuándo no se recomienda? La ligadura de trompas como procedimiento temporal o reversible no es recomendable (ya que se le considera como un método de planificación familiar permanente). La cirugía puede en ocasiones ser reversible cuando la mujer que se somete al procedimiento decide embarazarse en una época posterior, sin embargo esto requiere de un procedimiento quirúrgico mayor. Después de que una ligadura de trompas se revierte, más o menos del 50% al 80% de las mujeres finalmente logran embarazarse. Con frecuencia, las mujeres que logran quedar embarazadas después de una reversión de la esterilización tienen un 64% de riesgo de tener un embarazo extrauterino. Siempre, indiferentemente de método que se elija es conveniente recurrir al consejo de un especialista. Se recomienda no someterse a una esterilización quirúrgica después del parto puesto que contribuye a que aparezca la depresión postparto. Si se ha sufrido un aborto la esterilización no debe hacerse simultáneamente, puesto que en numerosas ocasiones la inestabilidad emocional que implica la interrupción del embarazo puede forzar a la mujer a tomar una decisión poco meditada. Cuando se tienen problemas ginecológicos severos se recomienda el sometimiento a una histerectomía o extirpación de útero.
Riesgos:
Reacciones a los medicamentos
Problemas respiratorios
Sangrado
Infección
Cierre incompleto de las trompas y posible continuación de la fertilidad. La tasa de embarazo después de la ligadura de trompas es de 1 de cada 200 mujeres.
En caso de presentarse un embarazo después de una ligadura de trompas, existe un alto riesgo de que se trate de un embarazo ectópico (o tubárico).
Lesión en los órganos o estructuras adyacentes por la utilización de los instrumentos laparoscópicos
Por otro lado, los mayores riesgos de cáncer de ovarios y de útero están asociados a la ligadura de trompas.
Síndrome de la Postligadura de Trompas Los problemas más frecuentes que sufre la mujer tras una ligadura de trompas suelen estar asociados a dolores menstruales, aumento de la pérdida de sangre, largos periodos, sangrado uterino y dolor o presión en la pelvis. En ocasiones, en las primeras relaciones sexuales tras la operación, se produce dolor durante el acto sexual Para paliar estos efectos secundarios se recomienda recurrir a tratamiento ginecológico.
ESTERILIZACIÓN QUIRÚRGICA MASCULINA O VASECTOMÍA La vasectomía consiste en seccionar los conductos deferentes, de manera que se interrumpe la trayectoria de los espermatozoides. La intervención es muy sencilla: dura sólo unos minutos y se hace con anestesia local. No hay postoperatorio; como mucho, puede haber un hematoma y ciertas molestias durante unos días, y hay que seguir algunos cuidados durante un par de semanas para asegurarse de que la recuperación es completa. No tiene efecto inmediato, sino que hay que esperar a que los canales queden completamente limpios de espermatozoides. No afecta a ningún otro aspecto de la vida del hombre, que sigue produciendo semen y mantiene su deseo y respuesta sexual sin cambios. La vasectomía se hace generalmente en el consultorio del cirujano, mientras el paciente está despierto y sin dolor bajo anestesia local. Se hace una pequeña incisión en la parte superior del escroto debajo del pene, luego se ligan y se cortan los conductos deferentes para separarlos. Se cierra la incisión en la piel con puntos de sutura. El paciente puede volver a su casa inmediatamente, puede retornar al trabajo al día siguiente (si es un trabajo sedentario) y reanudar la actividad física extenuante en un lapso de 3 a 7 días. Esta cirugía no afecta la capacidad del hombre para alcanzar orgasmos, eyacular y lograr erecciones (potencia). La producción de líquido en la eyaculación continúa normalmente, pero sin presencia de espermatozoides, de tal manera que el hombre no puede embarazar a su compañera. Este método muchas veces ni siquiera necesita quirófano, ya que algunos urólogos lo realizan incluso en sus consultorios. Esto no afecta su capacidad eyaculatora, sólo que este fluido no contendrá espermatozoides. La efectividad anticonceptiva de la vasectomía es de un 99 - 99.5%, ya que detiene la migración de los espermatozoides por sus conductos naturales. Existe una remota posibilidad de repermeabilización espontánea de los conductos deferentes.
Recomendaciones La vasectomía se puede recomendar para hombres adultos quienes tengan la seguridad de que desean evitar futuros embarazos (esterilización permanente) y no se recomienda como un procedimiento temporal o reversible. En unos pocos días, y si no ha habido complicaciones se puede reanudar la actividad sexual. Es muy importante que durante los 3 meses posteriores a la vasectomía utilice algún método anticonceptivo (preservativo, etc...) puesto que existe el riesgo de que en el conducto sobrante permanezcan espermatozoides que pueden salir con la eyaculación. A los 3 meses, o dependiendo de lo que le diga su médico, se le practicará un análisis de semen donde se podrá apreciar que ya no hay ningún espermatozoide. Desde ese momento, usted está seguro que puede tener cualquier actividad sexual sin el riesgo de tener hijos.
Consejos generales para antes de la vasectomía
Conocer y estar seguro del procedimiento que se le va a realizar.
Aclarar todas sus dudas con el urólogo.
No tomar aspirina 5 días antes de la intervención. Si se está haciendo un tratamiento médico consulte con su médico
Si se es alérgico a algún medicamento o a los anestésicos hay que advertirlo. Es muy importante para evitar reacciones alérgicas.
Si se padece de alguna enfermedad, por muy benigna que parezca, hay que decirlo al urólogo.
Convalecencia
La mayoría de los hombres se recuperan rápidamente sin problemas.
El conteo de espermatozoides disminuye gradualmente después de la vasectomía y entre la 4ta y 6ta semanas ya no hay presencia de espermatozoides en el semen. Antes de que el paciente pueda confiar en la vasectomía como método para el control natal, una muestra de semen examinada un mes o más después de la vasectomía debe resultar totalmente libre de espermatozoides.
Se recomienda el uso de un soporte escrotal durante un período de 3 a 4 días después del procedimiento; además se puede usar una compresa de hielo para evitar o disminuir la inflamación. Los analgésicos orales pueden calmar fácilmente el dolor.
La mayoría de los hombres regresan a su trabajo en 2 ó 3 días y las relaciones sexuales se pueden reanudar tan pronto como el paciente se sienta listo (generalmente alrededor de una semana después de la cirugía).
Es aconsejable permanecer tumbado el máximo tiempo posible para disminuir la inflamación.
Usar una bolsa de hielo y aplicarla a la zona inflamada para mejorar el proceso inflamatorio.
Esperar más de 24-48 horas para bañarse.
No practicar deportes ni ejercicios pesados durante una semana.
Riesgos
Es común que se presente algo de edema y equimosis en el escroto, pero no existe riesgo serio con la vasectomía. El examen posoperatorio de la muestra de semen asegura que todos los espermatozoides han desaparecido y que los dos conductos deferentes quedaron divididos.
Infección de la herida: aparece una herida rojiza con dolor en la zona; usted puede tener fiebre y malestar general.
Epididimitis: después de la operación puede notar una sensación de congestión o molestia en la zona con inflamación, acompañado también de molestias testiculares.
Hemorragia en el escroto con hematoma: se produce una zona morada en el escroto, que puede llegar al pene junto a dolor e inflamación.
La vasectomía es reversible para aquellas personas que cambien de opinión, sin embargo, se necesita una operación mucho más importante que requiere técnicas microquirúrgicas. Los resultados varían, dependiendo de la localización del sitio de la vasectomía y los vasos deferentes, al igual que de la experiencia del cirujano.